sábado, 4 de diciembre de 2010

Entrevista al autor del libro Panzerfaus:Sitio de Berlin

Leímos tus publicaciones en el blog que tenés. Y nos interesó bastante.

¿Cuánto hace que empezaste a escribir?

Empecé a escribir historias ni bien aprendí a escribir. Cuando mi hermana iba a la secundaria y yo todavía a la primaria, le escribí un relato, que hablaba de un Cuarto Reich, con el que sacó la mejor nota y fue felicitada por su imaginación.

¿Desde entonces tenías un modo o estilo de escribir?, ¿en que te guías?

Particularmente opino que el estilo y la mejoría se obtienen escribiendo diariamente. En algún momento todo tiene que mejorar, o al menos no ser tan malo.

No sé si me guío en alguien. Hay muchos autores que me gustan.

¿Cómo surgió la historia de Panzefaust?

Cansado de ver y leer novelas y películas desde el lado americano, pensé que escribir desde la visión de los chicos malos era una buena opción. Además creo que está menos trillado.

¿Por qué los personajes son alemanes, y no soviéticos, o norteamericanos?

Por lo mismo que te decía anteriormente. Además me cautiva y contraría la actitud de aquellos soldados que combatieron en Berlín, en un lugar donde sólo podían esperar la muerte o el cautiverio.

El libro mezcla ficción (mayoría de personajes) y realidad. Al leer un poco el blog se puede ver la gran claridad con que mostrás las situaciones más estresantes para cualquier soldado. ¿Como hiciste ese trabajo de diferenciar tan bien la realidad de la ficción?

He tratado de ser lo más fidedigno con los hechos y las situaciones. Me he tomado un par de meses para investigar los mapas de Berlín como distintas visiones de la batalla.

En tanto que para crear las vivencias de los personajes, he tomado muchas notas de los testimonios de los verdaderos combatientes.

Hay un reportaje a Fenet muy interesante al respecto, por dar un ejemplo.

Al momento de escribir aquellas notas, ¿creíste que ibas a tener tantos seguidores y comentario positivos? ¿Eso te impulso a transformarlo en un libro?

La verdad que no. Pero mis ganas sumadas a las primeras críticas positivas bastaron para que me largara a transformar el blog en una novela.

Claramente si uno pone atención se puede ver el conocimiento que hay dentro del texto. Además de ser profesor de historia, ¿hubo algún libro en particular que te hizo pensar en escribir un relato de estas características?

Muchos. Autores como Pressfield o León Uris por citar sólo un par.

Por ultimo, felicitaciones por este gran libro que al parecer no solo tiene éxito en nuestro país sino también en el exterior.

Muchas gracias a vos.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Presentación del libro Panzerfaust. El sitio de Berlín


Por fin llega del tan aclamado autor Ignacio Garcia Zurita.
Mucha suerte compañero y espero tener un ejemplar de este expectacular libro.




Extracto del Libro

Tras la caída del poderoso VI Ejército Alemán, en Stalingrado, las fuerzas de Hitler venían replegándose sobre Berlín, lugar en que, al momento del inicio del relato de Ignacio, se combatía por la defensa del distrito gubernamental. Esto es abril de 1945. Hitler sólo controla unos pocos pasos alrededor de su búnker y allí, seis metros bajo tierra, sopesa seriamente la posibilidad de levantarse la tapa de los sesos.

En ese escenario un grupo de soldados pertenecientes a las Waffen SS combaten casa por casa en defensa de sus vidas.

“No se hagan matar, los héroes ya están muertos.” les dice a sus subordinados el jefe de la patrulla, conformada por un rejunte de tropas de distintas nacionalidades.

Sin embargo, tal vez por costumbre, por el propio instinto de supervivencia, por el último chispazo de la causa o simplemente por autoestima esos soldados, el último pelotón de Reich, le dan durísima pelea a los enardecidos rusos que pugnan por echarle el guante al mentor del holocausto.

Así, página por página, las increíbles situaciones que deben afrontar los combatientes se ven reflejadas con un realismo que, en oportunidades, nos llega a erizar la piel.

“Sólo cosas tan ridículas como la guerra podían lograr que un joven universitario de clase media se encontrase en plena charla con un maquinista de clase obrera en medio de una terraza de un suburbio sitiado.”

Escribe en otro momento Ignacio. Espléndida forma de significar, me atrevo a decir, la manera en que la proximidad de la muerte, empareja la condición humana. Virtud que envidio de algunos escritores. Escritores como García Zurita, que logran meterse en la escena y hacérnosla vivir. Cuestión que confirmé al leer lo que sigue:

“Contemplar una flor o un ave en aquel escenario gris de edificios destruidos y calles devastadas podía ser todo un espectáculo.”

¡A cuántos de aquellos hombres se le debe haber cruzado todo esto por la cabeza! No dudo que a muchos.

Más adelante remata con:

“Kringe había visto muchos y buenos combatientes quebrarse a lo largo de la guerra. Impotentes ante situaciones que los sobrepasaban, en un instante perdían para siempre la voluntad que hasta ese momento los había movilizado.”

Y esto es Panzerfaust, las vivencias de estos hombres en aquellos días aciagos. David contra Goliat, sin importar ya quienes eran los malos o los buenos. Tal como el título “Panzerfaust”, la pequeña arma capaz de ser operada por un niño y con capacidad para poner fuera de combate a un tanque de 30 toneladas. Es el intenso relato de este pelotón puesto a prueba en una lucha desigual, asimétrica, por el desdibujado objetivo que esconde una guerra.
Panzerfaust.
Ignacio García Zurita.
Gráficamente ediciones.
Córdoba, Argentina.
292 páginas.
ISBN 978-987-1601-11-0

lunes, 2 de agosto de 2010

lunes, 10 de mayo de 2010

La guerra en su estado mas puro 1

Fotos que muestran como es la guerra,corre o agachate porque no tienes 2 o 3 vidas mas como los juegos.Aqui mueres o vives.No hay doble chance

jueves, 6 de mayo de 2010

Testimonio


Ex miembro del Comité Central del Partido Comunista Francés, fue diputado a la Asamblea Nacional de Francia y al Parlamento Europeo durante casi veinte años. De origen campesino, hijo de ferroviario, a los 16 años, durante la II Guerra Mundial, ya luchaba en la Resistencia francesa contra la ocupación alemana. Con 82 años hoy, Pierre Pranchère visitó recientemente Portugal por segunda vez, y volvió a Alentejo, donde había estado en el verano de 1975, enamorado de la Revolución de los Claveles. Ahora habló a Alentejo Popular de su participación en los maquis en la región de la Corrèze, (y) de episodios menos conocidos de la II Guerra Mundial (...)

(...)

«Cumplí mi deber de patriota, de comunista»

– (...) ahora quiero colocar algunas cuestiones sobre acontecimientos históricos en que usted participó, en Francia, durante la II GM. Su región, Corrèze, desempeñó un papel muy importante en la Resistencia a la ocupación alemana. ¿Con qué edad usted entró a la lucha de los maquisards?

– En Corrèze hay una larga historia de lucha por la libertad. En esa región, por ejemplo en el período de la Comuna de París [1871], hubo allí posiciones revolucionarías. Los campesinos son propietarios de la tierra, tienen pequeñas explotaciones agrícolas y había allí mucha simpatía revolucionaria que se amplió cuando fueron a trabajar a los astilleros de construcción de ferrocarriles, a las grandes ciudades, como París, regresando después a la provincia. En Corrèze hubo siempre una gran representación de esta fuerza, y en el período del Frente Popular hubo un enorme reforzamiento del Partido Comunista. Contrariamente a lo que sucedió en España, con el Frente Popular no estuvimos en el gobierno, pero luego, tras la victoria electoral, hubo una huelga general de los trabajadores, apoyada por el campesinado, la cual alcanzó conquistas tales como vacaciones pagadas, 40 horas laborales por semana, aumentos de salarios.

Pero lo que fue decisivo después –porque el Frente Popular no resistió mucho tiempo la fragilidad de los radicales y del Partido Socialista–, fue la constitución en las fábricas de poderosas organizaciones comunistas y sindicales. Y Corrèze, enseguida, conoció un período de represión: en 1939 la prensa comunista fue prohibida, militantes fueron apresados, y el PCF fue ilegalizado. Conocimos una situación extraordinaria, porque los que nos acusaban de traidores a la patria fueron los que firmaron los Acuerdos de Munich liquidando a Checoslovaquia, y rechazaron la «entente» con la URSS en relación a Polonia, sacrificándola deliberadamente porque sabían que sin el apoyo de la Unión Soviética, Polonia sería destruida... Los que nos acusaban siguieron siendo, en lo esencial, aquellos que traicionaron la República, traicionaron a Francia...

–La Resistencia contra los alemanes fue entonces organizada...

– Sí. Surgió en Corrèze la resistencia, que se apoyaba en el Partido Comunista. Había, es cierto, hombres y mujeres que seguían al general De Gaulle, pero en lo fundamental, desde el inicio, fue una batalla librada por los comunistas. Mi padre era de la Resistencia y yo, a los 15 años me adherí al Partido Comunista clandestino, a los 16 estaba con el personal de las comunicaciones y del reabastecimiento, en un grupo do maquis gaullista que se implantó en nuestra aldea (soy de origen campesino, sin embargo, mi padre fue ferroviario).

El contexto era tal que la movilización en Corrèze fue considerable, alcanzando proporciones difícilmente imaginables: como franc-tireurs et partisans (FTP)(2), creados por el Partido Comunista, tuvimos cerca de 11 mil combatientes –¡de entre 240 mil habitantes! Había allá una fuerza extraordinaria de hombres y mujeres que estaban en la Resistencia. Era eso de tal magnitud que, por ejemplo, en el período de 1943/44, los alemanes estacionados en Corrèze, que no era unidades de élite –todas las cuales en esos momentos estaban prácticamente en el frente ruso–, decían que Corrèze era la «Pequeña Rusia»...

– Fueron tiempos difíciles, pero al propio tiempo, heroicos para los guerrilleros...

– En 1940 existía la pena de muerte por actividades comunistas, pero los responsables del Partido Comunista se volvieron los comandantes, los oficiales que entrenaban ese formidable ejército popular. Hubo la insurrección y en Corrèze la palabra de orden de insurrección nacional –que, además, no era sólo de los comunistas, porque estaban también las fuerzas gaullistas– se tradujo en una directiva: liquidar los destacamentos militares alemanes. Era una palabra de orden ambiciosa, pero era la que correspondía a la guerrilla en Corrèze –las unidades de franco-tiradores fustigaban sin cesar a los alemanes, que difícilmente lograban moverse en el terreno. En el 44, los franc-tireurs atacaron el cuartel alemán de Tulle y, después de dos días de combate difícil, mortífero, la guarnición alemana fue aniquilada en lo esencial, y los sobrevivientes también liquidados. Es preciso decir que en este combate los francotiradores fueron admirables y que los alemanes tuvieron pérdidas considerables, fueron obligados a rendirse.

– ¿Y los nazis reprimieron?

– En el contexto del Macizo Central, el Estado mayor alemán no disponía de las fuerzas necesarias para mantener el control de la situación. Este ataque al cuartel de Tulle hizo cambiar la correlación de fuerzas a favor de la Resistencia, y los alemanes fueron forzados a recurrir a una división SS (la 2da. División Das Reich, que había sido derrotada en la batalla de Kursk) despachada al departamento de Corrèze. Esa división SS, de gran ferocidad, no intentó siquiera combatir a los franc-tireurs, porque no estaba apta para la lucha de guerrilla, y echó mano a la población civil, ahorcando a 99 personas en Tulle, deportando a cientos de trabajadores, martirizando un sinnúmero de jóvenes. Se llegó al auge del horror, porque no escaparon ni los niños, ni los bebés, ni las mujeres. Fue una masacre pavorosa de más de 600 personas.

– ¿Qué memoria guarda de esos momentos históricos?

– Es una parte indisociable de mi vida. En lo que me dice al respecto, entré en la Resistencia sabiendo bien lo que iba a encontrar. Mi padre era también comunista y resistente. Participé en acciones de sabotaje, ofensivas, cumplí mi deber de patriota, de comunista.

«De Gaulle amenazó con dejar Londres e ir a Moscú»

–Sobre II GM, todavía hay opiniones contradictorias de historiadores acerca de las relaciones entre el general De Gaulle y Roosevelt y Churchill. ¿Es verdad que para la Francia de la posguerra Roosevelt prefería un gobierno con ex-ministros de Petain en lugar del general De Gaulle?

– Sí, sí. En junio de 1940, después del ataque de la Alemania nazi, De Gaulle –un representante de la burguesía francesa pero un demócrata– partió hacia Londres, de acuerdo con Churchill. El Partido Comunista lanzó una apelación el 10 de julio de 1940, en el día en que Petain asesinó la República con las bayonetas alemanas. Ese llamamiento del PCF decía que nunca un gran pueblo como el nuestro sería un pueblo de esclavos y pronosticaba, basado en la política de unidad en el partido, cuáles serían las etapas siguientes. Más tarde, cuando los dirigentes norteamericanos e ingleses, Roosevelt y Churchill, intentaron apartar a De Gaulle –que les parecía que no estaba jugando el juego de ellos–, hubo una aproximación entre De Gaulle y el Partido Comunista. Esa aproximación fue decisiva para la Resistencia.

Eso ocurrió en el momento del desembarco americano e inglés en África del Norte, en noviembre de 1942, cuando Roosevelt y Churchill apartaron a De Gaulle y a la Francia combatiente, que no fue autorizada a participar en la acción, y prefirieron aliarse a los generales franceses que continuaban dependiendo del general Petain, del régimen de Vichy. En ese período, De Gaulle tuvo un apoyo capital de la posición adoptada por la URSS, porque la Unión Soviética se había beneficiado de la solidaridad del general De Gaulle desde el ataque alemán: la Unión Soviética reconoció a la Francia combatiente y negoció con De Gaulle la posibilidad de cooperación. De Gaulle propuso que un escuadrón francés combatiera en el frente ruso como los aviadores franceses combatían en la Royal Air Force británica, y en noviembre de 1942, en los contornos de la batalla de Stalingrado, pilotos franceses llegaron a una base próxima a Moscú e iniciaron la formación de es escuadrón. Al mismo tiempo, un encuentro entre emisarios del general De Gaulle y la dirección del Partido Comunista llegaba a un acuerdo.

Más tarde, el 10 de febrero de 1943, De Gaulle escribía una notable carta al Comité Central del Partido Comunista –fue el único partido al cual él se dirigió de esta forma–, en la que reconoció la importancia del Partido Comunista en la Resistencia, en la formación de los francotiradores, y en la que hizo referencia a la victoria de Stalingrado, afirmando que «yo sé que Francia combatiente puede contar con el Partido Comunista Francés». Este entendimiento entre gaullistas y comunistas fue la espina dorsal del acuerdo que se conseguiría más tarde, en mayo, en el Consejo Nacional de la Resistencia, después de que Jean Moulin hubiera unificado la Resistencia. Esto fue decisivo, pues Roosevelt y Churchill ya había fijado la fecha en que iban a apartar a De Gaulle. Fueron entonces obligados a aceptar que De Gaulle fuera a Argel, pero los archivos muestran que hasta 1944 continuaron intentando alejar a De Gaulle, y que, en julio/agosto hubo un último intento de reunir en París al antiguo parlamento –¡con los diputados que votaron por Petain en Vichy!–, para designar un gobierno para la Francia liberada...

– Hoy se sabe que De Gaulle estuvo por mudarse de Londres a Moscú...

– El hijo del general De Gaulle, el almirante Phillipe De Gaulle, publicó sus memorias, «De Gaulle mi padre», y allí cuenta cosas extraordinarias. Dice que cuando De Gaulle percibió la animosidad de Roosevelt y Churchill, pidió al embajador de la Unión Soviética en Londres que informase a Stalin de que que, si los norteamericanos e ingleses concretizaran sus intenciones, él le pediría ¡instalarse en la Unión Soviética! Esto hace parte de nuestra historia, y hoy los gobernantes franceses, como el Sr. Sarkozy, quieren hacer olvidar ese compromiso histórico realizado entre gaullistas y comunistas. Y quieren apagarlo porque su política va contra todo lo que hace la grandeza de Francia, porque después de la liberación hubo un gobierno con ministros comunistas, entre ellos Maurice Thorez, quienes realizaron las mayores transformaciones al servicio de los trabajadores y de la nación.

– Sigamos hablando sobre la II Guerra Mundial: Hollywood presenta a los norteamericanos como los grandes vencedores de la batalla de Normandía. ¿Cuál fue el papel de la Resistencia en esa fase de la guerra?

– Cuando el desembarco de Normandía estaba preparándose, había una creciente exigencia popular en ese sentido, ya que los americanos e ingleses no avanzaban, estaban empantanados en la campaña de Italia. Y los hechos apoyaban esa exigencia: en Stalingrado cambió el destino de la guerra. Stalingrado fue la victoria de la inteligencia, la victoria de la Unión Soviética que, para ese momento, logró producir armamento de una calidad extraordinaria, como los carros de asalto T-34 y los «Katiushka». Stalingrado marcó el punto de viraje de la guerra. Además, De Gaulle fue a la Unión Soviética en diciembre de 1944 y se trasladó a Stalingrado donde afirmó: «¡Qué gran pueblo!». Más tarde, en 1966, consideró «decisivo» el papel de Rusia (él no hablaba de la Unión Soviética) en la derrota de la Alemania nazi. Después de la batalla de Moscú, de la batalla de Kursk, el Ejército Rojo retomó la iniciativa estratégica y sólo paró en Berlín a finales de abril de 1945. Y cuando Hitler se suicidó, los soldados soviéticos estaban a 80 metros de su «bunker»: para no caer prisionero del Ejército Rojo, él no tuvo otra solución.

– Volviendo al desembarco angloamericano de Normandía...

– Según los historiadores y especialistas militares, los americanos e ingleses prepararon el desembarco con la idea de engañar a los nazis, haciéndoles creer que sería en otra zona, en Dunquerque. Por eso no bombardearon la costa de Normandía para destruir las fortificaciones allí existentes. La batalla fue terrible, porque las tropas alemanas estaban atrincheradas, armadas con cañones y ametralladoras, y diezmaron regimientos ingleses y americanos enteros. En cierto momento, el general Bradley, el comandante americano, creyó que era necesario retirarse debido a las elevadas pérdidas de las fuerzas atacantes... Lo que siguió mostró que si no se hubiera producido la intervención de la Resistencia francesa, el contraataque alemán habría sido posible –Rommel estaba de licencia en Berlín pero regresó rápidamente al terreno-.

En tal instante las fuerzas angloamericanas lanzaron por paracaídas armas a la Resistencia, en Bretaña y en Normandía. Hasta ese momento estábamos mal armados, y entonces pasamos a tener fusiles, ametralladoras, bazucas, armas para combatir. Más tarde, altos comandos militares americanos reconocieron que sin las acciones de sabotaje de la Resistencia en la retaguardia de las tropas alemanas, el éxito del desembarco se hubiera comprometido. La Resistencia fue un elemento muy importante, decisivo, de la liberación tan rápida de Francia.
(...)


Extraído de: http://www.lahaine.org/index.php?p=42517

miércoles, 5 de mayo de 2010

Batalla en el desierto Y el ejercito rojo

BATALLA DEL DESIERTO HECHO POR MI



STALINGRADO Y EL EJERCITO ROJO HECHO POR MI


martes, 4 de mayo de 2010

viernes, 30 de abril de 2010

Foto de la liberacion de Auschwitz


Una foto verdaderamente emocionante,muestra la liberacion de Auschwitz

Fuente:http://eng.9may.ru/eng_galery/m9005138/page0

martes, 27 de abril de 2010

"Las frías piedras subrayan la brevedad de aquellas vidas segadas al empezar la edad adulta,hombres que nunca volvieron a ver a sus familias y sus hogares.
Con el paso de los años,cada vez son menos las personas de edad avanzada que vienen a visitar estos solitarios rincones de Francia,Gran Bretaña, Bélgica,Polonia,las hawai,las Filipinas,Malaya y otras tierras extranjeras.
La generación que hizo la segunda guerra mundial va fundiéndose con la sombra de la historia."


Esta frase sacada del libro:
THE WAR TO BE WON (MILLET Y MURRAY)

Una de mis favorita.

Bombardeo de Dresde



El bombardeo de Dresde se llevó a cabo hacia el final de la Segunda Guerra Mundial por parte de la Royal Air Force británica (RAF) y las Fuerzas Aéreas del Ejército de los Estados Unidos (USAAF). Con este nombre se suele hacer referencia a los cuatro ataques aéreos consecutivos que se realizaron entre el 13 y el 15 de febrero de 1945, aproximadamente doce semanas antes de la capitulación de la Alemania nazi. Durante los mismos, entraron en acción más de mil bombarderos pesados, que dejaron caer sobre la «Florencia del Elba» cerca de 4.000 toneladas de bombas altamente explosivas y dispositivos incendiarios, arrasando gran parte de la ciudad y desencadenando una tormenta de fuego que consumió el centro histórico de la misma.1 2 3 El número de víctimas varía enormemente en función de la fuente, pero la línea mayoritaria en la historiografía actual lo sitúa entre 18.000 y 35.000 muertos, decantándose los estudios más recientes por las cifras más bajas. Aunque esta es una cantidad inferior a las de otros bombardeos de ciudades del Eje, como Tokio (100.000) o Hamburgo (40.000),8 el ataque sobre Dresde ha anidado en el subconsciente popular como paradigma de la destrucción y los horrores de la guerra.

¿CRIMEN DE GUERRA ALIADO?

miércoles, 24 de febrero de 2010

Primera y segunda foto.
Batalla de las ardenas(Primera),Bulge(segunda).
Tercera francotirador alcanza a un britanico.
Cuarta soldados corriendo

Fotos de momentos





rimera y segunda foto.
Batalla de las ardenas(Primera),Bulge(segunda).
Tercera francotirador alcanza a un britanico.
Cuarta soldados corriendo

martes, 19 de enero de 2010

video

La guerra que habia que ganar una guerra escrita por ganadores